Historia

Home » Comercio Justo » Historia


Historia del Comercio Justo

El objetivo primordial de las organizaciones de comercio justo es luchar contra la pobreza de esos pequeños productores bajo el lema “¡Comercio, no ayuda!”, a través de un nuevo sistema de comercio basado en valores humanos de justicia y equidad, en un marco de relación libre, directa y honesta entre los tres actores que intervienen en el comercio: productores, consumidores e intermediarios. Otros objetivos son garantizar para los trabajadores un salario justo, mejorar las condiciones de seguridad e higiene del lugar de trabajo, fomentar la igualdad de oportunidades para las mujeres, proteger los derechos de los niños, salvaguardar las minorías étnicas y preservar el medio ambiente.

El sistema de comercio justo surge, tal como funciona hoy, en 1988 en Holanda, cuando ante la caída de los precios internacionales del café y para ayudar a los pequeños productores de ese aromático se creó la primera marca de calidad de comercio justo, “Max Haveelar”, y se establecieron los primeros sellos para certificar la calidad y procedencia de los productos bajo las normas de este tipo de comercio.
Los principales objetivos de la certificación eran esencialmente de un lado, aumentar los volúmenes de ventas de los pequeños productores organizados usando los canales convencionales de las grandes superficies y supermercados; por otro, crear una marca de confianza que los consumidores pudieran reconocer fácilmente entre todos los productos ofrecidos por los canales comerciales tradicionales y no sólo por las tiendas especializadas en comercio justo.

Este movimiento se extendió pronto a 11 países europeos: primero con café y después cacao chocolate, miel, bananos y té. Durante una década, las iniciativas nacionales del sello de comercio justo mantuvieron un papel protagónico; sin embargo, los contrastes y las diferencias entre las iniciativas Max Havelaar por un lado (Holanda, Suiza, Bélgica, Dinamarca, Francia y Noruega) y Transfair por el otro (Alemania Italia, Austria, Canadá, Estados Unidos y Japón) dificultaron una política común. Fue así hasta el año 1.997, cuando las iniciativas decidieron converger para crear a Fairtrade Labelling Organizations International – FLO.

En el 2.004 FLO creó la certificadora FLO-Cert GmbH, con una estructura formalmente independiente, pero vinculada estrechamente a FLO. Su creación se dio como respuesta a la necesidad de transparencia e imparcialidad. En la actualidad FLO esta conformada por 20 iniciativas de Sello Fairtrade con presencia en 24 países y por 3 redes de productores (CLAC – Red de Productores de Latinoamérica y el Caribe; Fairtrade Afríca y la NAP – Red de Productores de Asía).