Home » Fairtrade Colombia » Perspectiva del Comercio Justo – Fairtrade desde los productores

Perspectiva del Comercio Justo – Fairtrade desde los productores

abalder,yhenry

Aldemar, Darina y Henry

802

Pablo Emilio Trejos

 

Mi nombre es Darina, soy de Alemania y hasta noviembre voy a hacer una pasantía con la Coordinadora Colombiande Comercio Justo. Estoy licenciada en ciencias sociales y actualmente hago mi maestría en estudios interdisciplinarios de América Latina. El tema del comercio justo me acompaña hace muchos años, tanto en el marco académico como en mi vida privada. Quiero aprovechar la pasantía con la Coordinadora para tener un panorama más exacto de la perspectiva desde el productor. Los consumidores del comercio justo buscan poder confiar en que el producto cumple con las promesas sociales y ambientales pero una gran variedad de sellos lo hace a veces muy difícil distinguir la calidad de productos.Veo la oportunidad a través de la pasantía poder convencerme a mi misma de las condiciones de trabajo y de la propia percepción de los productores.

599

César Augusto Uchima y Darina

Las últimas dos semanas tuve la oportunidad de conocer caficultores de comercio justo en los municipios de Riosucio, en el departamento de Caldas y de Quinchía en el departamento de Risaralda. Empecé mi pasantía con la CCCJ apenas hace tres semanas y desde Alemania sólo conocía la perspectiva de Fairtrade (Comercio Justo) desde el consumidor.

El comercio justo, como una economía alternativa, está volviéndose cada vez más y más popular en Europa, pero al mismo tiempo surgen críticas o dudas acerca de que tan efectivo es realmente, si el precio verdaderamente beneficia a los pequeños productores o si es nada más una estrategia comercial para aprovecharse de la buena conciencia del consumidor. Así que estaba muy motivada y emocionada por mi visita a los productores para escuchar y aprender de primera mano lo que significa el comercio justo para ellos y ellas.

Aunque no llegué con muchas expectativas, tengo que admitir que me quedé sorprendida positivamente. Conocí personas muy alegres y contentas, trabajadoras y con mucha pasión por el cultivo de café y la protección del medio ambiente. Todos contaban con mucho agradecimiento de los muchos beneficios que han recibido a través de sus asociaciones. La mayoría de ellos mencionó, entre otros, la ayuda a través del paquete escolar y del auxilio estudiantil, el apoyo financiero para la compra o el arreglo de máquinas, el abono o el sobreprecio pagado por la asociación. Muchos además aprecian la oportunidad de aprendizaje y fortalecimiento a través de talleres u otras capacitaciones y disfrutan de la solidaridad compartida en la asociación.

Hay miles de pequeños productores que forman parte de las asociaciones de comercio justo en Colombia y visitando tan sólo 18 de ellos, ya me dejó muy claro que cada uno es un caso individual, con su propia historia, sus propios retos, pero que si les une una misma idea: “Trabajar por un precio que realmente refleje el esfuerzo y la pasión que invierten en la producción del café”.

860

Dora y Darina

Está por ejemplo Dora, asociada hace tres (3) años con Apecafeq en Quinchía; ella que perdió su casa y parte de sus lotes en un derrumbe hace pocos años, siempre tiene la energía más positiva que vi en todas mi visitas. O José, de Riosucio, que perdió casi la mitad de su cosecha por la plaga de la broca, un riesgo que no les recompensa nadie, un problema que muchos han compartido. Pero un mensaje que muchos compartieron conmigo era que no quieren recibir lástima. Están contentos, trabajan duro y saben que están produciendo un producto de buena calidad, y justamente eso quieren que sea valorado a través del precio pagado por su café. No quieren ser “salvados”, como muchos en   Europa pueden creer, sino que su trabajo sea apreciado de manera justa.

Personalmente ha sido una experiencia maravillosa y muy interesante y agradezco la oportunidad de haber conocido tantas personas impresionantes.